En muchas ocasiones, cuando tenemos invitados de último momento, descubrimos que no disponemos de hielo para servir algunas bebidas. Esto nos preocupa porque sabemos el tiempo que tarda en congelarse el agua para lograr los cubos de hielo que necesitamos.


El cuchillo es uno de los utensilios de cocina más necesarios. Lo requerimos para la gran mayoría de cosas que hacemos y preparamos, por eso su elección no debe ser un asunto menor. Tampoco se trata de caer en la común tentación de comprar una costosa colección de cuchillos de cocina, lo cual es verdaderamente innecesario.


A medida que pasa el tiempo el interés por la comida y los hábitos saludables crece considerablemente. En el caso de la comida no sólo nos debe preocupar el tipo de ingredientes que utilizamos, también debemos considerar las técnicas a emplear. No hay duda que hay técnicas de cocina no solo nos ofrecen resultados deliciosos sino que permiten lograr alimentos más amables con nuestra salud.


¿Quién puede decir que no quiere las fritas? Sobre todo cuando son crujientes y se deshacen en la boca. Para sacarlas mejor, basta elegir las mejores patatas, el mejor aceite.


Una hamburguesa es como el jazz de improvisación: ensambla lo que quieras, pero construye una buena melodía y respeta la estructura básica.


Las baterías desechables que se usan en artefactos de cocina o de cualquier índole, son residuos bastante peligrosos para el planeta por contener ácidos, metales pesados y otros compuestos químicos. Por ejemplo, un par de pequeñas pilas AA que usamos en una batidora de mano podrían contaminar más de 200.000 litros de agua. Así de importante es la manipulación de estos objetos.


Para eliminar el exceso de aceite que suelen tener los alimentos cuando se fríen, se deben poner en un escurridor cubierto por papel de cocina absorbente, o sobre servilletas.


Existen algunas recetas en las que sólo se requiere utilizar claras de huevo. En estos casos las yemas sobrantes se pueden conservar varios días para aprovecharlas en la preparación de alguna otra receta que sólo requiera yemas.


Si luego de una preparación han quedado papas (patatas) ya peladas, se deben introducir en un recipiente bien tapado, con agua y limón, en el refrigerador.